Portada » ¿Cómo hacer Branding? Descubre el alma de tu negocio

¿Cómo hacer Branding? Descubre el alma de tu negocio

Antes la forma más rápida de vender productos o servicios consistía en tener mucho dinero para pautar su publicidad. Ahora que la comunicación se ha expandido y personalizado gracias a las nuevas tecnologías, ya no importa llegar a grandes masas, importa llegar a un público objetivo que crea que tu producto o servicio es relevante e interesante y la mejor forma de hacerlo es mediante el branding. 

Más allá de ser interesante, que este público que acceda a tu producto o servicio transforme su vida para bien, que crea que el gasto de su dinero vale realmente la pena. Incluso que crea que lo que recibe a cambio vale mucho más que el pago que entrega por ello.

¿Por qué es importante saber cómo hacer Branding?

Un ejemplo claro es que antes se pagaban pautas en televisión, periódico o radio para llegar a grandes públicos, ahora, con el avance de la tecnología no es necesario gastar grandes cantidades de dinero por aparecer en un canal, podemos pautar a un público específico por internet y con una publicidad personalizada por hasta 1 USD diarios. Además, podemos entregar variedad de contenidos, desde infominutos o videos hasta blogs de 5,000 palabras y ebooks.¿Cómo hacer branding?

Significa que puede ser nuestra oportunidad de que empecemos a trabajar en destacar nuestro negocio desde su propia esencia y motivo de ser, puesto que, ya no son solo algunas marcas quienes tienen poder adquisitivo para pautar publicidad.

Eso sí, cada vez hay más competencia y menos posibilidades de destacar en el mercado, pero podemos llegar al público que realmente se siente identificado con lo que ofrecemos y lo que somos.

Podemos definir y potenciar lo que nos hace únicos, nuestro branding. 

En resumen, el objetivo es llegar a las personas correctas, diciendo las palabras correctas y satisfaciendo sus necesidades concretas de la forma en la que solo nuestra marca podría hacerlo.

¿Qué es el Branding?: Alma de una marca 

Tu negocio no lleva tu personalidad o la de tus socios.

Sino que se formará una personalidad propia que irá evolucionando con el paso del tiempo. Tú debes crearla y moldear sus propios valores, misión y visión.

Tal vez si pensamos en el típico “Misión, Visión y Valores” parece algo aburrido y monótono, como una lista de cosas que debemos cumplir en una empresa. Te invito a pensarlo diferente, de hecho, es un proceso muy enriquecedor.

Es como descubrir un alma. En realidad, digamos que es Branding, pero me gusta explicarlo desde una perspectiva más profunda.

Una marca/negocio/proyecto es como una persona, tiene su propia historia, podríamos decir que tiene sus propios sueños. Consta de una misión, pues además de generar ventas cumple con un rol en la sociedad y satisface deseos o problemas de su entorno. Tiene una visión, pues tiene una forma de ver su mundo ideal.

Ejemplos de Branding 

Google, por ejemplo, busca que la información sea universalmente accesible. Ahora te pregunto ¿Cuál es el mundo ideal de tu negocio?

Te ayudo con un ejemplo, el de Lau Copywriting, un mundo ideal sería uno en el que que cada negocio hecho con amor pudiera explotar lo mejor de su esencia para conectar con el público que lo valore, y viceversa, conectar a las personas con las mejores inversiones y experiencias de su vida.

No es necesariamente mi visión personal, pero sí la de esta marca con la que interactúas ahora mismo. Si yo muriera seguiría viviendo la misma perspectiva (dado caso que alguien quisiera seguir con ella).¿Cómo hacer Branding? Ejemplos

Las grandes marcas han podido sobrevivir a varios cambios de generaciones, presidencias y directrices por tener estas visiones claras. 

Ahora bien, sobre los valores, tu negocio también los tiene, hay cosas que nunca haría y actividades que hace todos los días porque sigue un objetivo más grande. Consciente o inconscientemente, así manejas tu negocio, como una persona.

Es importante que ahora lo hagas de forma consciente, porque entonces siempre habrá un norte, nunca no sabrás qué decir a tu público o cómo expresarte con ellos, nunca cumplirás objetivos que reaccionen a eventos o te desmotivarás, sino que será un objetivo importante a largo plazo al que aferrarse en momentos de crisis.

Cambiarías de un enfoque reactivo a un enfoque objetivo. Te puedo mostrar un ejemplo:

¿Lanzas campañas que no tienen ningún valor más allá de ofrecer una promoción para atraer clientes? A veces nos damos cuenta que solo atraemos a nuestros clientes cuando ofrecemos un cambio irresistible de precio.

A veces puedes encontrarte haciendo publicidad solo porque tus ventas han bajado y necesitas una solución rápida. Estás reaccionando.

Pero hay algo más allá, ofreciendo un valor más grande atraemos a públicos dispuestos a pagar por la experiencia de tu servicio o producto, y ese valor es realmente el espíritu o alma de tu negocio. Deja una huella en las personas, una marca.

Y nos brinda un objetivo a largo plazo.

Preguntas que te ayudarán a construir una marca 

Empecemos con las preguntas que creo que podrían funcionar en principio:

1-. ¿Por qué nació tu marca, cuál es su historia?

¿Reconoces el chispazo de tu idea de negocio? ¿Cómo se formó hasta lo que es ahora en tu cabeza? Ese momento en el que se te prendió el bombillo.

Ten en cuenta esa historia, porque seguramente de ella nacieron sus valores más importantes. Revívela, piensa en las emociones que experimentaste desde su creación, esa gran idea, ese ¡Eureka!

2-. ¿Qué hace tu marca?

Es como el típico ¿A qué te dedicas? en una conversación con alguien. Si puedes contestar esta pregunta de forma concreta entonces tienes un gran avance.

Por ejemplo, si solo vendes “computadoras portátiles” pero no sabes a quiénes o de qué tipo vendes más. Bueno, puede ser que podrías trabajar mejor esta respuesta.

Una marca bien pensada podría responder: vendo portátiles gamer por internet a jóvenes que empiezan o sueñan con una carrera como jugadores profesionales.

Aunque no es necesario que lo tengas claro en un primer momento, pero sí que sepas diagnosticar si puedes responder esta pregunta con claridad.

3-. ¿Cuál es la motivación de tu marca para seguir trabajando todo el tiempo?

Tiene que haber algo más que la obviedad de ser lucrativa. Es decir, ¿Por qué ganar dinero de esta forma y no de otra?

Debe haber algo más, seguro que sí. Piensa en ello, si no, te recomiendo investigar sobre el concepto japonés Ikigai y adaptarlo a tu negocio. Aunque seguramente dedique una entrada a escribir de ello más adelante.

4-. ¿Para quiénes trabaja tu marca todos los días?

¿Cuáles son esas personas a las que ayudas todos los días? ¿Cómo se mueven por el mundo, cómo se expresan y qué hacen?

Seas consciente o no, estas personas son la motivación de tu negocio de seguir activo incluso en medio de las crisis o en días sin muchas ganas.

Si a veces te encuentras sin ninguna motivación para afrontar alguna crisis, es que estas preguntas que te formulo no han sido bien respondidas.

5-. ¿Qué quieren o necesitan estas personas?

Dejo la pregunta abierta, pero te doy mi ejemplo, yo sé que las personas a las que ayudo buscan demostrarle a su público y a sí mismas el gran valor de su negocio.

Ellas lo saben, saben lo que valen, pero no saben cómo decirlo de forma efectiva, y la publicidad es la herramienta que puedo ofertar para entregarles valor.

6-. ¿De qué forma lo que hace tu marca transforma a estas personas?

Esta pregunta es importante porque un producto o servicio realmente logra transformar la vida de las personas, incluso por un un día o por unas horas ¿Lo hace de forma positiva? ¿Es realmente de calidad lo que ofrece?

Responder estas preguntas al principio te llevarán a respuestas poco abstractas o poco emocionales, pero cuando más las lees y cuando más escribes sobre ellas, te das cuenta que hay una emoción que esconden. “Escribe hasta que sientas algo” suelen decir sobre eso, escribe hasta que algo en tu ser se despierte y sabrás que esa es la misión de tu negocio.

No tiene que provocar lágrimas, solo deben despertar algo, pues todas nuestras decisiones vienen de una emoción, por más objetivo o rígido que parezca el asunto.como-hacer-branding

Una última pregunta para ti podría ser ¿Cómo tu marca transforma al planeta o tu entorno? Pues ahora la responsabilidad con el ambiente y la sociedad cae sobre nuestros negocios.

Algo que es curioso, es que son preguntas que suelen usarse también en un proceso de desarrollo personal. Encajan bien. De hecho, para crear este artículo sobre branding, me inspiré en videos de motivación personal.

Una introducción a las teorías de personalidad: Branding 

Hay una teoría de Arquetipos de personalidad que nos ha acompañado a los creativos en la creación y gestión de marcas, historias, películas, libros, etc.

Esta teoría y su respectiva evolución nos dice que hay 12 arquetipos de personalidad globales, que son:

1. El creador.

2. El inocente.

3. El Héroe.

4. El forajido.

5. El amante.

6. El hombre corriente.

7. El explorador.

8. El sabio.

9. El mago.

10. El bufón.

11. El cuidador.

12. El gobernante.

Al momento de crear o construir más tu branding piensa en estos arquetipos de personalidad y guíate de ellos.

¿Tu marca es como un personaje que busca descubrir y repartir conocimiento con el mundo? Seguramente se conecte con el arquetipo de “sabio”

¿Es una marca que de ninguna forma le gusta ver a sus clientes en casa? entonces puede conectarse con el arquetipo “explorador”.Como-hacer-branding-tipos-de-personalidades

¿Es una mezcla del sabio y el explorador acaso? ¡Genial! Una marca que explora y comparte con el mundo los descubrimientos de sus aventuras.

Te invito a echarle un ojo a esta teoría. Hay demasiada información sobre estos arquetipos pero poco se habla de cómo estas personalidades afectan los valores, esencias y pueden contribuir al branding de tu emprendimiento. 

No se trata de moldear nuestra marca y perfilarle uno de estos arquetipos, sino encontrar con cuáles se identificará de forma genuina para crearse un espacio en el mundo. Va más allá de asignarle una personalidad, es todo un proceso de descubrimiento de su alma.

Una explicación breve del Tensity

El Tensity es la atracción y tensión de dos “opuestos”.

Es cuando una marca se vuelve tan compleja que no cumple con sólo una o dos de estas personalidades globales sino que como una persona, cuenta con distintas facetas o rasgos que incluso pueden generar tensión o ser incongruentes entre sí, pero que logran de alguna manera conectar de forma perfecta.

Gracias a esta tensión vemos cómo una marca infantil no siempre tiene que ser “inocente” o “cuidadora” sino puede ser “exploradora” o “bufona”, con bebés rebeldes, salvajes o que rompen las reglas.

Un ejemplo más aterrizado pueden ser los youtubers, vemos cómo hay temas que siempre se repiten, como el maquillaje o la moda, o los viajes, pero que siempre tienen esencias distintas porque la personalidad de cada personaje es diferente, algunos más atrevidos que otros, algunos más espirituales, etc.tensity-marketing

Te cuentan su propia perspectiva de las situaciones y experiencias. Son únicos y explotan eso que los hace diferentes sin encajar en un estereotipo.

Incluso, en la propia publicidad las generalizaciones se caen y es cuando más segmentaciones de público afloran ante la diversidad y se crean nichos de mercado cada vez más específicos.

Tu marca de jabones no tiene que comportarse como todas las marcas de jabones, o tu gimnasio no tiene que ser igual a todos los gimnasios, si eres un modelo no tienes que ser como los demás modelos.

Además, el tensity gusta y es eficaz, nos brindan opciones diferentes y perspectivas únicas para crear nuestro branding. Puedes analizar cómo algunos personajes de películas y series son tan aclamados precisamente porque logran que empaticemos cada vez más con personalidades “diferentes” en la sociedad (o tal vez más visibilizadas).

Algunas marcas venden productos similares o iguales, pero el punto está en que probablemente no tengan las mismas visiones del mundo.

Debido a que crecieron en circunstancias diferentes, su identidad se creó con mentes diferentes, y se dieron cuenta que no debían copiarse la una de la otra, sino remarcar aún más sus diferencias y conseguir seguidores fieles que convirtieron en tribus.

Las tribus es otro tema interesante para hablarlo contigo. Pero, sin desviarnos…

Tu marca tiene una esencia desde su nacimiento, te recomiendo que no busques categorizarla inmediatamente en un arquetipo de personalidad sin antes haber respondido las preguntas que te dejé antes.

Sí es bueno tener estas referencias. El propósito es que estos arquetipos te direccionen y no que te limiten.

Y entre más variedad de marcas y personalidades existan, más tendrás que apostar por destacar realmente y encontrar tu público objetivo.

Crear una personalidad de marca es apostar por crear algo diferente.

¿Qué expresa mi negocio VS qué quiero que exprese?

Puedes hacer un auto diagnóstico, sobre lo que expresa o comunica tu negocio ahora y lo que realmente quiere comunicar y/o expresar.

Me di cuenta que como publicista no iba nunca a destacar si enviaba una hoja de vida a una empresa con el hermoso título de una universidad. Con solo el diploma llegué a creer que iba a recibir la posición que necesitaba, pero no recibí ninguna llamada.

Sabía que tenía el potencial, pero… ¿Y qué? no lo demostraba, nadie iba a ver mi nombre y saber que tenía potencial por simple telepatía. Cuando me di cuenta que no expresaba de forma eficaz lo que yo quería, empecé por cambiar mis métodos de comunicación y las cosas cambiaron poco después.

Te invito a hacer este ejercicio de auto diagnóstico.

¿En qué es buena la comunicación de mi negocio?

Seguramente has cerrado ventas o conseguido clientes gracias a ciertos atributos, puedes pensar en la mejor manera de seguir en una constante mejora.

¿Qué defectos tiene la comunicación de mi negocio?

No podemos ser buenos en todo. Siempre puedes trabajar en mejorar los defectos o minimizarlos, sin dejar de lado los esfuerzos que ya te dan grandes beneficios. Recuerda que los defectos son oportunidades, y el branding te ayuda precisamente a eso, a construir tu marca y mejorar con el paso del tiempo. 

¿Cómo habla mi negocio y cómo quiero que hable?

¿Le gustarían las malas palabras en una publicación de Instagram? ¿Usaría palabras sofisticadas? ¿Hablaría de forma coloquial?

Preguntarte esto es muy divertido, porque le dará coherencia y consistencia a tu comunicación. Un personaje puede adaptar su forma de hablar según algún contexto, pero siempre guardará una esencia que no puede perder, así mismo debe ser tu negocio.

¿Se referiría a su público de forma plural o individual?

Ustedes, tú, usted.

Me encuentro con muchas marcas que tutean y ustean un rato después. Un correo de tono formal y otro correo casi el mismo día hablándome de tú y con cercanía. Un tweet cercano y horas después un tweet formal.

Es importante que tu negocio tenga coherencia y consistencia incluso en las comunicaciones que parecen muy cotidianas.

¡Y eso es todo!

Por ahora.

Consejo final

No te agobies por solucionar todo en un día. Esto es un proceso, crear una marca, hacer branding y descubrir su personalidad no es fácil.

Para terminar esta reflexión sobre el alma de un negocio, solo me queda desearte suerte en este largo camino de la persuasión y personalidad. Si necesitas ayuda, siempre puedes agendar una asesoría conmigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.